• Mauricio Florez Morris, Ph. D.

Nuevo Museo del Espionaje, una Visita al Mundo Real de "James Bond" en Washington DC


El International Spy Museum (Museo Internacional del Espionaje) con su espectacular nueva sede de 162 millones de dólares, inaugurada el 12 de mayo del 2019, se ha constituido en una de las atracciones turísticas obligadas en Washington DC. Sus amplias y modernas instalaciones que incluyen múltiples teatros, pabellones temáticos, salones de eventos y una terraza para reuniones en el último piso con una espectacular vista de la ciudad, están a la altura de cualquier parque de diversiones de última generación.

Pese a que el museo hace un excelente uso de elementos de cultura popular, como las películas de James Bond y de Misión Imposible para cautivar la atención de sus visitantes, su colección gira en torno a más de 10.000 objetos auténticos relacionados con el mundo del espionaje. Microfilmes, máscaras para modificar los rasgos faciales, pistolas camufladas en objetos cotidianos, drones disfrazados de palomas y muchos otros artefactos del oficio se presentan acompañados de fotografías, vídeos y audios de momentos claves en la vida política. Adicionalmente, brinda a sus visitantes una amplia variedad de exhibiciones interactivas y experiencias inmersivas de realidad virtual, todas relacionadas con la misión de la entidad, la cual es educar al público de forma entretenida sobre las labores que se hacen en espionaje e inteligencia, destacando cómo estas tareas han tenido gran importancia tanto en situaciones históricas como en la actualidad.

Un museo de estas características permite innumerables lecturas, en mi caso, desde la óptica de la Ciencia Política, encontré seis elementos interesantes del trabajo de espionaje e inteligencia: (1) La cantidad de información de libre acceso que se usa en inteligencia y la forma como se recolecta, (2) la importancia que se le da al perfil psicológico de los políticos, (3) la atención que se le presta a la dinámica de grupos en la toma de decisiones. (4) las diferentes prácticas de producción y difusión de propaganda (5) el manejo de oportunidades y amenazas en el campo cibernético y (6) la formación del código de conducta profesional.

A continuación, brevemente se presentan estos puntos. Adicionalmente se incluye un vídeo promocional de la sede de esta institución y al final, una nota periodística sobre el museo hecha por el noticiero CBS Morning.

Vídeo promocional del International Spy Museum (2019, 4:13 min)

(1) La cantidad de información de libre acceso que se usa en inteligencia y la forma cómo se recolecta

Aunque muchos podemos pensar que la mayoría de la información que se maneja en las agencias de inteligencia es secreta, la exhibición del museo sobre las diferentes bases de datos que estas organizaciones utilizan indica que alrededor del 80% del material recolectado proviene de fuentes de libre acceso para todas las personas. En el léxico del espionaje este campo de trabajo se llama OSINT (Open Source Intelligence). Los analistas en esta área deben recolectar información de innumerables procedencias como periódicos, mapas, revistas académicas y redes sociales. El trabajo del experto consiste en evaluar montañas de referencias rescatando solo aquellos datos que sean relevantes y confiables. Para esto se requiere de mucha paciencia, capacidad analítica y pensamiento creativo. Una más detallada descripción de todas las facetas que abarca el OSINT se puede encontrar en el texto: "Open Source Intelligence Techniques: Resources for Searching and Analyzing Online Information" de Michael Bazzell (2016).

La gráfica a continuación muestra las diferentes técnicas que las agencias de espionaje e inteligencia usan para recolectar información. Estas van desde COMINT que incluye la interceptación de llamadas telefónicas, hasta MASINT que implica la lectura de cambios químicos, biológicos y acústicos por medio de radares, cámaras infrarrojas y detectores de sustancias radioactivas. Sin embargo, OSINT se considera una de las más importantes fuentes de información porque ayuda a contextualizar material obtenido por otros medios.

A continuación se incluye una gráfica donde se muestran todas las áreas de recolección de datos en inteligencia.

(2) La importancia que se le da al perfil psicológico de los políticos

La exhibición del museo destaca la trascendencia y la aplicabilidad que tienen los estudios del perfil psicológico de los líderes. Desde un primer momento, se le explica a los visitantes que estos análisis no significan leerle la mente a los políticos sino que se enfocan en recolectar información de su forma de pensar. La idea es generar datos sobre lo que los hace reaccionar de una forma u otra, al igual que la propensidad que ellos tienen para actuar en diferentes circunstancias. Contrario a pensar que un líder enfrenta una situación particular partiendo de cero (o de tabla rasa), los estudios de perfil psicológico sostienen que los políticos confrontan nuevos eventos teniendo actitudes, opiniones y conductas preconcebidas, ya formadas por varios factores, entre ellos su temperamento y sus pasadas experiencias. De ahí que este tipo de análisis requiere estudios de profundidad que incluyan la forma como el político creció, las actitudes que desarrolló, las influencias más importantes que tuvo y las pasadas decisiones significativas que tomó. El resultado de estas investigaciones permite construir el perfil psicológico de un líder y así predecir reacciones, evitar malos entendidos y en muchos casos, solucionar situaciones de crisis.

Con el fin de ilustrar la importancia de este tipo de estudios, el museo presenta el caso de John F. Kennedy-Nikita Khrushchev y la influencia que el perfil psicológico de cada líder tuvo en el desarrollo de la Crisis de Misiles en Cuba. Para profundizar en este tipo de análisis se recomienda el libro de Jerrold M. Post y Alexander George "Leaders and Their Followers in a Dangerous World: The Psychology of Political Behavior" (2004).

(3) La atención que se le presta a las dinámicas de grupo en la toma de decisiones

El museo también enfatiza la importancia que tienen los estudios de dinámicas de grupo en la toma de decisiones. Al respecto, se indica una separación de funciones entre los servicios de inteligencia y empleados de otras entidades del gobierno. Mientras los primeros se dedican a recolectar y analizar la información, los otros son los encargados de adoptar o no acciones al respecto. La gama de personas que usan la inteligencia para la toma de decisiones va desde el jefe de estado hasta oficiales de fuerzas militares y diplomáticos. Usualmente los informes de inteligencia contienen recomendaciones y advertencias, pero rara vez ofrecen un 100% de seguridad en sus datos. Es decir, casi siempre hay un margen de error en el material suministrado. Debido a esto, es común y recomendable que los funcionarios que toman las decisiones soliciten información adicional.

El museo ejemplifica el proceso de toma de decisiones en un cuarto de simulación donde los visitantes deben evaluar diferentes pruebas para decidir si atacan o no una edificación donde supuestamente se encontraba Osama Bin Laden en Abbottabad, Pakistan, el 2 de mayo del 2011. Al final de este ejercicio se enteran que la decisión de atacar era la acertada si se buscaba matar al líder. A nivel académico, varias áreas de Ciencia Política y de Relaciones Internacionales se han enfocado en el estudio de toma de decisiones. Un libro recomendable en este campo, que incluye diferentes alternativas de análisis es "Understanding Foreign Policy Decision Making" de Alex Mintz (2010).

(4) Las diferentes prácticas de producción y difusión de propaganda

Desde antes de la Primera Guerra Mundial, los expertos en propaganda, dentro de los servicios de inteligencia, se han interesado en seleccionar y utilizar temas que sirvan para movilizar la opinión pública con el fin de desmoralizar enemigos y alentar amigos. El museo exhibe una amplia colección de instrumentos propagandísticos que van desde afiches y plegables hasta emisiones de radio y publicaciones en redes sociales. Todo este material original se ha usado dentro y fuera de varios países para modificar las opiniones, actitudes y acciones de sus ciudadanos. Se dice que cuando los gobiernos ocultan los esfuerzos propagandísticos que hacen, estos se pueden catalogar como acciones encubiertas. La exhibición destaca varios ejemplos de propaganda donde se utilizan elementos emocionales como: el amor por la familia, el patriotismo, el temor y el odio por otros. Se explica cómo estas ideas se potencializan usando imágenes, palabras e inclusive música con el fin de llegar a poblaciones, evocar en ellas emociones, inclusive a nivel del subconsciente.

Estudiosos de la evolución de la propaganda de guerra y la publicidad electoral, señalan una relación de consanguinidad entre ambas áreas: Por ejemplo, Tim Wu, en su libro "The Attention Merchant" (2016) comenta cómo después de la Primera y la Segunda Guerra Mundial, gran cantidad de expertos en propaganda pasaron a engrosar las agencias de publicidad y cómo en los 50s estas empezaron a trabajar en campañas políticas. De hecho, los primeros spots electorales se le atribuyen a la campaña presidencial de Eisenhower en 1952, solo siete años después de terminada la Segunda Guerra Mundial.

(5) El manejo de oportunidades y amenazas en el campo cibernético

El museo también acentúa la importancia que para las redes de espionaje e inteligencia tiene el mundo cibernético. Fuera de facilitar la difusión de propaganda, el Internet se ha convertido en un vehículo que posibilita actos de sabotaje contra posibles enemigos económicos, sociales y políticos.

Como lo muestra la foto de arriba, uno de los casos de espionaje más conocidos se realizó entre los años 2015 y 2016 contra la campaña de Hillary Clinton a la Presidencia de los Estados Unidos. El daño contra la candidata se produjo cuando se reveló correspondencia privada con datos sensibles de Deborah Wasserman Schultz, entonces directora del Comité Nacional del Partido Demócrata y de John Podesta, quien era el director de la campaña Clinton. El episodio fue una lección para el mundo de la política respecto a la importancia de adoptar medidas para protegerse del espionaje cibernético.

Un análisis más elaborado de este episodio se encuentra en el libro: "Cyberwar: How Russian Hackers and Trolls Helped Elect a President: What We Don't, Can't, and Do Know" de Kathleen Hall Jamieson (2018). Por supuesto, desde los ataques cibernéticos rusos durante las elecciones de Estonia en el 2007, políticos y sus asesores de varios países europeos también han sido víctimas y testigos de la estrecha relación que ahora existe entre el espionaje cibernético y las campañas electorales. Hay ejemplos recientes en la región, incluyendo Colombia, donde las campañas políticas se han visto envueltas en escándalos debido a la aparición en escena de los ciberespías.

(6) La formación de los códigos de conducta profesional

Desde el punto de vista sociológico se sabe que cada profesión, en la medida que se va desarrollando, va creando sus propios códigos de conducta. El museo tiene diferentes placas instaladas a lo largo de la exhibición donde nos muestra que el oficio de espionaje no es una excepción, y que, por el contrario, este trabajo está regido por un estricto código de ética propio de la actividad.

Un ejemplo de estas normas lo presenta la placa donde se subraya el mandato de: "[siempre] decirle la verdad a los líderes." Para ilustrar este punto, la exhibición describe la relación que la Reina Elizabeth I de Inglaterra tenía con su jefe de espías Francis Walsingham, y cómo algunas de las informaciones que él le daba llegaron a generar hasta respuestas de ira por parte de la monarca. Hoy, las cosas no han cambiado entre espías y lideres. La información debe ser dada así no sea del agrado de los mandatarios.

Otro elemento en el código de ética de los servicios de inteligencia es cederle los créditos a otros actores políticos después de obtener buenos resultados. El protagonismo es algo que pone en riesgo la clandestinidad. También se espera que, en la labor cotidiana de espionaje, el instinto que se va desarrollando sea un factor más importante que la ideología en el momento de tomar decisiones.

Un ejemplo concreto que muestra el museo sobre la formación de normas profesionales en espionaje, son las 10 Reglas de Moscú, que aplicaban los espías occidentales cuando trabajaban en la Unión Soviética. Estos eran preceptos para actuar que se fueron desarrollando entre los agentes secretos que trabajaban en esa ciudad durante La Guerra Fría. Estas 10 reglas advertían: (1) No asuma nada, (2) Nunca actué contra sus instintos, (3) Todas las personas con las que se encuentre están potencialmente bajo el control del enemigo, (4) No mire para atrás, nunca estas completamente solo, (5) Ve con la corriente, mézclate, (6) Varia tu patrón de conducta y mantente con tu identidad encubierta, (7) Condúcelos a un estado de complacencia, (8) No hostigues a los enemigos, (9) Elige el momento y el lugar para la acción y (10) Mantén tus opciones abiertas.

Otras normas de esta profesión se conocen porque se han popularizado en las novelas de espías, por ejemplo el museo rescata frases como: "Crea oportunidades pero úsalas con moderación", "Oculta pequeños movimientos operativos en movimientos más grandes de distracción, no amenazantes", "No exceda el tiempo de las actividades para que la gente que lo vigile no genere una alerta", "Toda alerta tiene consecuencias para sus vigilantes y para usted", "Evite vigías estáticas (por ejemplo, personas que se pueden sentar en un café para espiarlo)"; "Manténgase alejado de los puntos de confluencia donde pueden volverlo a encontrar", "Lleve a cabo una rutina para detectar si es vigilado y que esté diseñada para hacerles perder tiempo", "Seleccione sitios de reunión donde usted no desentone con el ambiente", etc. Por supuesto uno de las normas más célebres está en el libro Goldfinger de Ian Fleming donde se dice: " Señor Bond, ellos tienen un dicho en Chicago: La primera vez es casualidad, la segunda es coincidencia y la tercera es acción del enemigo."

No todo es color rosa en la profesión del espionaje

Un elemento del museo que vale la pena destacar, es que también señala algunos elementos cuestionables de esta profesión. Por ejemplo, una sala entera se le dedica a técnicas e instrumentos de tortura para extraerle información a los agentes enemigos. Otro tipo de acción bastante cuestionable es cuando los servicios de inteligencia llevan a cabo asesinatos contra los opositores civiles. Sobre estos episodios, el museo presenta varias vitrinas dedicadas a crímenes cometidos por la actual inteligencia rusa y el otrora servicio soviético. Entre los casos más destacados se encuentra el asesinato de Trotsky en México en 1940 y los envenenamientos de disidentes rusos ocurridos en los últimos años, entre ellos el de Alexander Litvinenko (2006) y Sergei Skripal (2018). También se destaca el atentado ruso contra el expresidente Ukraniano Viktor Yushchenko en el 2004, que le generó desfiguramiento facial debido a la sustancia química (TCDD) con la que fue atacado.

El museo justifica moralmente el espionaje hecho por los Estados Unidos diciendo que, en un mundo tan impredecible y volátil, sus servicios de inteligencia le dan: (1) mayor influencia política al país, (2) amplían su ventaja militar y (3) ayudan a tener una mayor ascendencia económica sobre otros actores. Además, se muestra a las organizaciones de inteligencia como herramientas eficaces para proteger a la población de amenazas internas y externas.

Conclusión

La institución les ofrece a los visitantes la posibilidad de adquirir una enorme cantidad de información sobre temas poco conocidos y al mismo tiempo los entretiene con variados artificios tecnológicos en un ambiente que semeja un parque de diversiones de última generación. Sin duda, la nueva sede del Museo del Espionaje es un modelo de institución que va a ser replicado por otros establecimientos culturales de primer nivel en el mundo.

Mi visión del museo es desde la óptica de la Ciencia Política. Seguramente si mi profesión fuera la química o la ingeniería electrónica, también hubiera encontrado muchas similitudes entre el trabajo que se hace en estas profesiones y la labor de los organismos de inteligencia. Por supuesto, estas coincidencias no son un elemento concluyente para pensar que profesionales de una carrera determinada sean más propensos a ser reclutados por los servicios secretos. De hecho, en la historia de la Ciencia Política se registran muy pocos casos de personas que hayan sido descubiertos realizando actividades de espionaje. Imagino que la formación global de muchos politólogos, las dinámicas de trabajo que realizan y los controles sociales dentro de la profesión son tres obstáculos que explican este fenómeno.

Nota periodística del noticiero CBS Morning sobre el International Spy Museum

Este artículo fue escrito por Mauricio Florez Morris, Ph.D. El autor ha sido profesor en las facultades de Ciencia Política y Sociología en University of Maryland, George Washington University, Georgetown University, y North Virginia Community College en los Estados Unidos. En la Universidad del Rosario y la Universidad Javeriana en Colombia, al igual que en la Universidad de Buenos Aires y la Universidad del Salvador en la Argentina.

Su actual interés académico se centra en temas relacionados con los estudios de opinión pública, campañas electorales, marketing, liderazgo y psicología política. Es miembro de la American Political Science Association (APSA) y la American Sociological Association (ASA), al igual que de la Asociación Colombiana de Consultores Políticos (ACOPOL). Ha trabajado en campañas electorales para organizaciones afiliadas al Partido Demócrata en los Estados Unidos.

Nota: Si aún no está inscrito y quiere recibir otros nuevos artículos como el que acaba de leer, puede ingresar su correo electrónico en la página: https://www.liderazgo-politico.com/ Su dirección solo se usará con este propósito y no será compartida con ningún tercero. Otra alternativa para mantenernos en contacto es por twitter, en la dirección: @florezmorris, desde esta plataforma envío notificaciones de nuevos artículos y de mi participación en actividades académicas.

#Museo #OSINT #PerfilPsicológico #Dinamicasdegrupo #Tomadedecisiones #Propaganda #comunicaciónpolítica #ciberespías #asesinatos

216 vistas0 comentarios