• Mauricio Florez Morris, Ph.D.

Veinte lecciones para combatir a los tiranos


En este momento cuando se debate la naturaleza autoritaria o democrática del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, este libro "Sobre la Tiranía, Veinte Lecciones que Aprender del Siglo XX" (2017, p. 150) de Timothy Snyder, profesor de Historia de la Universidad de Yale, nos ofrece una imprescindible guía para entender y discutir fenómenos políticos contemporáneos en la región.

Sus lecciones nunca pasan de actualidad y están fundamentadas en ejemplos históricos, muchos de los cuales se relacionan con los regímenes autoritarios del siglo XX, especialmente el nazismo alemán y el comunismo soviético. Adicionalmente en varios apartes, el libro dirige sus críticas al nacionalismo populista que se ejemplifica actualmente con el discurso de Donald Trump, el movimiento Brexit en Inglaterra y las acciones de la oligarquía rusa dirigida por Vladimir Putin.

Las 20 lecciones ofrecidas en el texto están orientadas a ayudar a los lectores a formarse un criterio propio para evaluar y poderse conducir frente a tendencias totalitarias en sus países. La popularidad que ha alcanzado este libro como texto de lectura se debe en parte, a que cada una de las veinte lecciones da píe para generar discusiones que pueden girar tanto en torno a un país en particular, como para realizar un análisis comparativo de varios casos.

A continuación, se presenta un corto vídeo promocional del libro, seguido por una sucinta discusión de las 20 lecciones que este texto ofrece y una breve conclusión sobre las mismas.

1. No obedezcas por anticipado

Obediencia anticipada es un proceso psicológico en que los individuos tratan de adivinar lo que sus superiores quieren y actúan con base en esas ideas, en algunos casos, excediendo las expectativas de las personas en el poder. Esto ocurrió en Alemania después de la elección de Hitler en 1931 y en Checoslovaquia después del triunfo del Partido Comunista en 1946. En ambos casos muchas personas se anticiparon a hacerle "servicios" a los triunfadores. También sucedió en Austria durante la invasión alemana en la segunda guerra mundial, allí muchos ciudadanos que no eran nazis se unieron a estos con el fin de perseguir y robar a sus vecinos judíos.

El concepto de Obediencia anticipada quedo demostrado en los experimentos que condujo el psicólogo de Yale University, Stanley Milgram, a principios de los años 60s. A los sujetos que participaron en este estudio se les dijo que iban a colaborar en un experimento sobre aprendizaje. El papel de cada una de estas personas era estar solas en una habitación y aplicarle descargas eléctricas a un individuo en otro cuarto contiguo, cada vez que este daba respuestas incorrectas. La potencia de los choques eléctricos iba supuestamente subiendo en la medida en que había equivocaciones de parte de la persona que contestaba. El actor que fingía recibir los choques eléctricos decía sentir dolor y pedía parar el estudio en la medida que el experimento avanzaba. Milgram encontró que la mayoría de las personas encargadas de administrar el castigo, no le prestaban atención a las suplicas y a los gritos de dolor que escuchaban, y seguían subiendo la potencia de las descargas eléctricas, de acuerdo con las instrucciones que recibían para conducir el experimento.

Vídeo del Experimento de Milgram:

2. Defiende las instituciones

Snyder sostiene que las instituciones ayudan a preservar la decencia del sistema político, pero muchas veces no se pueden proteger a sí mismas. Si no son cuidadas por la sociedad, los organismos pueden sucumbir a manos de los grupos autoritarios. Por eso todas las personas deben escoger al menos una organización para defender. Puede ser una Corte, o un periódico o un sindicato, etc. El hecho de que exista división de poderes en el gobierno no garantiza que las instituciones puedan subsistir. En la Alemania Nazi, todas las principales entidades cayeron en manos de Hitler en un año.

Snyder comenta que "El error consiste en presuponer que los gobernantes que han accedido al poder a través de las instituciones no pueden modificar ni destruir esas mismas instituciones -- aunque eso sea exactamente lo que han anunciado que van a hacer." (p.24) Según el autor, esto fue lo que sucedió en la Rusia Bolchevique. En ocasiones, lo que los tiranos hacen es quitarles vitalidad y funciones a las instituciones, y convertirlas en vulgares remedos de lo que una vez fueron. Este puede ser el caso de un dictador que trata de deslegitimizar una asamblea nacional, al nombrar un órgano paralelo con servidores leales a su régimen.

3. Cuidado con el Estado de partido único

Los partidos políticos que rehacen los Estados y eliminan a sus rivales no son omnipotentes al principio, pero van adquiriendo más poder en la medida que crean y aprovechan momentos históricos para hacer difícil la existencia de la oposición. Su forma de actuar es ir destruyendo grupos opositores, de la misma forma como un cocinero va rebanando un pan. Para defender el orden republicano, el ciudadano debe apoyar un sistema multipartidario y defender las reglas de la democracia. Es importante votar en todas las elecciones, y cuando sea posible participar como candidato en las mismas.

Un error de muchos países es pensar que los desafíos al sistema democrático vienen del exterior, cuando de hecho son internos, surgen de los conciudadanos que usan las libertades que la democracia les ofrece para destruirla. Al respecto el autor nos recuerda la frase de Wendell Phillips cuando dice: "La vigilancia eterna es el precio de la libertad... [y añade] el maná de la libertad del pueblo debe recogerse cada día, porque si no se pudre." (p.29). El autor señala casos europeos, entre la primera y segunda guerra mundial, cuando partidos triunfadores y motivados por ideologías autoritarias decidieron implementar cambios antidemocráticos. La lección para todos los ciudadanos es que nunca se puede saber cuándo son las últimas elecciones libres que un país tiene. Por ejemplo, en Alemania después de la victoria del partido Nazi en 1932, no se realizaron elecciones libres sino 13 años después, hasta la derrota Nazi en 1945. En Checoslovaquia después de la victoria del Partido Comunista en 1946 no volvieron a haber elecciones libres sino 45 años después, hasta la caída del Muro de Berlín en 1991. Snyder incluye en esta categoría a la Rusia actual, manejada por una oligarquía capitalista que tuvo las últimas elecciones libres, transparentes y justas en 1999, cuando Putin se convirtió en el Presidente Interino después de la renuncia de Boris Yeltsin. El autor agrega que el problema de Rusia es similar al de otros países en los que la distribución de la riqueza está cada vez más desbalanceada y donde las personas con más dinero tienen mayor poder para influenciar las elecciones.

4. Asume tu responsabilidad por el aspecto del mundo

Snyder observa que: "Los símbolos de hoy hacen posible la realidad de mañana. Fíjate en las esvástikas y demás signos de odio. [No mires para otro lado], ni te acostumbres a ellos. Retíralos tú mismo y da ejemplo para que otros también lo hagan." (p.35) El autor agrega que la vida es política, no porque al mundo le importa cómo te sientes, sino debido a que éste reacciona a las cosas que tu haces. La participación política no se limita a votar, sino que está también expresada en reducidas pero importantes acciones. Estos pequeños actos hacen que en el futuro sea más posible tener o mantener elecciones libres. En la vida política de todos los días las palabras, los gestos y las ausencias cuentan.

Una de estas acciones puede ser el denunciar la propaganda política que tiende a deshumanizar al oponente. El autor nos habla de cómo, por ejemplo, durante el Régimen autoritario de Joseph Stalin en la Unión Soviética, muchos grandes agricultores eran identificados (y deshumanizados) como cerdos y esto hacía que los campesinos con menos recursos tuvieran menos intenciones de solidarizarse con ellos y ayudarlos cuando el Estado les usurpó sus tierras.

Los expertos en propaganda de guerra saben muy bien que al deshumanizar a un grupo o a una figura política, se hace más sencillo y aceptable el cometer actos de violencia contra ellos.

Por supuesto, Snyder agrega que luego, el régimen comunista ruso se volteo contra los pequeños productores expropiando todas las fincas. El resultado de esta política fue la muerte de más de cinco millones de personas entre los años 1930 y 1933 fruto de las hambrunas en la Unión Soviética. Hay testimonios de campesinos de esa época preguntándose: "Cómo es posible construir una economía socialista cuando todos nosotros estamos condenados al hambre?"

Vídeo: Hambre en Venezuela (Informe en español de BBC News, 3:30 minutos)

Vídeo: Comida Basura en Venezuela (Informe en Sinfiltros.com, 4:49 minutos)

Marcas étnicas en la Alemania Nazi que identificaban a un almacén como "Judío" o "Ario", al principio no crearon mucho revuelo entre la población, pero terminaron causando un efecto negativo porque generaban envidia de los arios respecto a la supuesta riqueza y codicia que tenían los judíos. Estos signos servían para reforzar el discurso antisemita de Hitler. Inclusive algo tan pequeño como los pines de solapa con la palabra "si" fueron esenciales en la elección y el referendo de 1933 cuando se consolidaron los Nazis como el partido único en Alemania.

Símbolos políticos que para un sector de la población pueden ser fuente de orgullo, para otros grupos pueden ser elementos de exclusión. Los símbolos inclusive pueden ayudar a mantener regímenes opresivos en los que poca gente cree. Al respecto, el libro comenta como Václav Havel relataba el caso de un verdulero que ponía en la vitrina de su tienda un cartel que decía "Trabajadores del mundo, Uníos". No lo hacía porque creía en eso, sino para que las autoridades no lo molestarán. Sin embargo, Havel dice que cuando todo el mundo sigue la misma lógica, y llena los espacios públicos de símbolos de apoyo al régimen, es imposible pensar en construir una resistencia.

5. Recuerda la ética profesional

Respecto a la importancia que tiene la ética profesional para enfrentar a los gobiernos autoritarios, Snyder observa que: "Cuando los líderes políticos dan mal ejemplo, el compromiso profesional con las buenas prácticas adquiere mayor importancia. Resulta difícil subvertir un Estado regido por el imperio de la ley sin abogados, o celebrar juicios farsa sin jueces. Los autoritarios necesitan funcionarios obedientes, y los directores de campos de concentración buscan empresarios interesados en la mano de obra barata." (p.43).

Pensando en el caso de la Alemania Nazi, el autor reflexiona que, si los abogados hubieran seguido sus normas profesionales, ellos no hubieran ejecutado personas sin haberlos sometido previamente a un juicio. Los médicos tampoco hubieran operado sin el permiso de los pacientes. Los hombres de negocios no hubieran aceptado mano de obra esclava y los burócratas no hubieran rechazado las denuncias de asesinatos. Para los nazis hubiera sido más difícil cometer todas las atrocidades frente a profesionales que hubieran sostenido los valores éticos de sus disciplinas. Snyder reflexiona que las personas no pueden priorizar las emociones del momento a los valores éticos de su profesión, si lo hacen pueden llegar a decir y hacer cosas que para ellos antes eran inimaginables.

6. Desconfía de las fuerzas paramilitares

Otro importante elemento del libro se relaciona con la idea de que las personas y los partidos que buscan debilitar la democracia y el imperio de la ley tienden a crear y financiar organizaciones violentas que se involucran en asuntos políticos y que apoyan una ideología de exclusión. En este punto, el autor no hace diferencia entre grupos armados de derecha o de izquierda. Cuando hay actores fuera del estado que pueden ejercer violencia, se hace imposible realizar elecciones democráticas, llevar casos en las cortes, diseñar y hacer cumplir leyes, y mantener cualquier otra función de gobierno. Estos grupos armados están primero diseñados para degradar el orden político y luego para transformarlo.

Pensando en casos europeos, Snyder recuerda que los paramilitares empiezan marchando con uniformes por las calles, portando antorchas y carteles de sus líderes, pero luego van adquiriendo actitudes más violentas. Frente a las fuerzas del estado, su relación tiene tres momentos: el primero consiste en desafiarlas. Luego inician un proceso de penetración a los grupos legales, y, por último, las transforman. La situación se agrava cuando los líderes de los grupos paramilitares entran en convivencia con las fuerzas regulares del estado.

Fotos de colectivos chavistas

7. Sé reflexivo si tienes que ir armado

En este punto el texto dirige un llamado a la responsabilidad de las personas que están autorizadas a portar armas. Mirando a los agentes de las dictaduras, el autor advierte que, si bien es cierto que algunos asesinan por convicción, muchos otros lo hacen porque temen ser vistos como personas diferentes en sus grupos. Analizando organizaciones paramilitares como el NKVD Soviético y el SS Nazi, Snyder indica que estas agrupaciones no hubieran podido existir y cometer tantos crímenes sin la colaboración de las fuerzas de policía y militares de esos gobiernos.

8. Desmárcate del resto

Que un líder se diferencie del resto no solo es importante para sí mismo y para su carrera sino para la democracia. Snyder sostiene que "Alguien tiene que hacerlo. Es fácil hacer lo mismo que todo el mundo. Puede resultar extraño hacer o decir algo diferente. Pero sin esta incomodidad, no hay libertad. Acuérdate de Rosa Parks [ciudadana afroamericana que se negó a darle su asiento a un joven blanco en Montgomery, Alabama]. En cuanto alguien da ejemplo, se rompe el hechizo del status quo, y otros le seguirán." (P.61).

Volviendo a otro ejemplo histórico, Snyder recuerda que, en los umbrales de la Segunda Guerra Mundial, importantes líderes norteamericanos como el famoso piloto Charles Lindbergh abogaban por la neutralidad de los Estados Unidos frente a Hitler. Él promovía el eslogan "America Primero" ("American First") que décadas después fue usado por la campaña Trump. En Inglaterra, su primer ministro, Neville Chamberlain inclusive cooperó con los nazis en la división de Checoslovaquia. Pero hubo otros líderes como Winston Churchill que contra la corriente pacifista del momento denunciaron el régimen Nazi e inclusive enfrentaron a la opinión pública de su país que favorecía firmar un tratado de paz con Hitler después de la retirada de las tropas británicas del continente, en Dunkirk, a fines de mayo de 1940. En el caso de Churchill, al diferenciarse de lo que muchos otros políticos hubieran hecho, esto lo ayudo a generar las condiciones para revertir el curso de la guerra y liberar a muchos países que ya habían caído en manos de regímenes autoritarios. Sin su férrea oposición, posiblemente Inglaterra hubiera firmado un tratado de paz con Alemania y Hitler hubiera mantenido su control sobre gran parte de Europa.

Discurso de Churchill después de la derrota en Francia y la evacuación de tropas en Dunkirk (en inglés con subtitulo)- Posiblemente uno de las alocuciones políticas más importantes en la historia de la democracia. (Ver vídeo 3:55 minutos.)

9. Trata bien nuestra lengua

El autor invita a que pensemos dos veces antes de hablar. Los eventos adquieren forma y significado dependiendo de las palabras y conceptos que se usan para describirlos. Por ejemplo, en algunas ocasiones cuando un político usa la palabra "pueblo" lo hace como una forma para excluir grupos. El pueblo alemán para Hitler no incluía a los judíos o a otras minorías. Cuando se habla de la "lucha", en ocasiones, se refiere a un tipo de confrontación que favorece a un grupo y perjudica al resto.

Este tipo de mensaje es aún más poderoso en los medios de comunicación masiva. En el caso de la televisión, el mensaje se expresa acompañado de imágenes continuas y de situaciones donde todo pasa muy rápido sin dejar tiempo para la reflexión. Snyder concluye que "cuando repetimos las mismas palabras y expresiones que aparecen en los medios cotidianos, estamos aceptando la ausencia de un marco más amplio. Poseer ese marco requiere más conceptos, y disponer de más conceptos requiere leer. "(p. 73). El autor ofrece sugerencias de lecturas de textos antiautoritarios que vale la pena que el lector investigue. La misma incluye desde novelas como "Fahrenheit 451" de Ray Bradbury y "1984" de George Orwell hasta textos políticos como "La Nueva Rusia" de Peter Pomerantsev (2014) y "El Peso de la Responsabilidad" de Tony Judt. La lista completa se puede consultar en el libro.

10. Cree en la verdad

Para Snyder, "Renunciar a los hechos es renunciar a la libertad. Si nada es verdad, nadie puede criticar al poder, porque no hay ninguna base sobre la que hacerlo. Si nada es verdad, todo es espectáculo. La billetera más grande paga las luces más deslumbrantes." (p.75) El autor sostiene que el ciudadano se somete a la tiranía cuando se renuncia a la diferencia entre las cosas que este quiere escuchar y los hechos. Esta actitud puede resultar natural y placentera pero afecta la individualidad del ciudadano.

El libro menciona cuatro mecanismos que le permiten a los grupos totalitarios atentar contra la verdad: (1) El primero es mostrar abierta hostilidad contra la realidad verificable, esta hostilidad se expresa presentando mentiras, realidades alternativas y falsas noticias (fakenews) como si fueran hechos reales. (2) El segundo, es el "encantamiento chamánico", es decir repetir muchas veces datos ficticios hasta que parezcan situaciones reales. El texto nos recuerda como Trump durante la campaña presidencial del 2016 repetía muchas veces los apodos peyorativos que él le daba a sus oponentes. Por ejemplo, "el mentiroso Ted" (Lyin´Ted) o "la deshonesta Hillary" (Crooked Hillary), esto con el fin de que los votantes asociaran supuestos defectos a los rasgos de personalidad de sus adversarios.

(3) El tercer mecanismo es atentar contra la verdad por medio del "pensamiento mágico". El ejemplo más claro es cuando un candidato ofrece muchas cosas que no solo él sabe que no va a poder cumplir, sino que son contradictorias entre sí. Es el caso de bajar impuestos mientras se aumentan los planes de ayuda social y se disminuye la deuda del estado. (4) El último mecanismo de atentar contra la verdad es cuando el líder se auto-proclama cualidades sin un soporte real. Por ejemplo, diciendo que "él es la voz del pueblo" o que "él es el único que puede resolver los problemas de la nación". En muchas ocasiones estás son palabras más retóricas que fácticas, pero cualquier evidencia al respecto es irrelevante para los grupos de seguidores del tirano.

Según el autor, la propaganda autoritaria va ganando adeptos en la medida en que los ciudadanos empiezan a admitir algunas pequeñas mentiras que niegan situaciones reales. Esta ventana de aceptación se va ampliando hasta que la persona se vuelve un seguidor del líder autoritario.

Este proceso fue retratado en la obra de teatro "Rinocerontes" del escritor Rumano, Eugène Ionesco, al mostrar como en la medida en que las personas iban aceptando la propaganda se iban transformando en rinocerontes. Snyder observa que los grupos autoritarios, que él estudia en su libro, ". . . despreciaban las pequeñas verdades de la experiencia cotidiana, adoraban todas las consignas que resonaran como una nueva religión y preferían los mitos creativos antes que la historia o el periodismo. Utilizaron los nuevos métodos de comunicación, que en aquella época era la radio, para crear un son de tambores de propaganda que despertaba los sentimientos de la gente antes de que tuviera tiempo de establecer los hechos. " (P.81).

En conclusión, la post-verdad es el pre-fascismo.

11. Investiga

Un arma importante que el ciudadano tiene contra las tiranías es su capacidad para averiguar la verdad. Snyder aconseja dedicar más tiempo a leer artículos largos y subscribirse a medios impresos de comunicación para compensar mucha de la información falsa que aparece en las redes sociales. Además, solicita ser responsable de las cosas que se le dicen a los demás, esto implica verificar las fuentes de información antes de ayudar a difundir rumores. Snyder sostiene que "lo que nos hace individuos es nuestra capacidad de discernir los hechos, y lo que hace que seamos una sociedad es nuestra confianza colectiva en el saber común. Un individuo que investiga es también un ciudadano que construye. El líder al que no le gustan los investigadores es un tirano en potencia." (p.85)

En el proceso de investigar se empieza a valorar la labor del periodista, quien para escribir un buen artículo necesita: viajar, entrevistar, mantener relaciones con sus fuentes de información, investigar archivos, verificar todo, escribir y editar sus manuscritos. Todos esto en un límite de tiempo rígido. Snyder se lamenta que mientras muchas personas no cuestionan que deben pagarle a un plomero para poder beber agua limpia o a un mecánico para que su carro funcione bien, si tratan de evitar pagar una suscripción a un periódico para recibir información de calidad.

Citando las palabras críticas que Václav Havel (Primer Presidente de la República Checa) hizo al régimen comunista de la entonces Checoslovaquia, Snyder dice: "Si el fundamento del sistema [comunista] es la ¨vida en la mentira¨ . . . . no es de extrañar que la ¨vida en la verdad¨ sea su principal peligro." (p.90). Para el autor esta verdad es producto de la investigación que se hace usando los protocolos profesionales del periodismo.

12. Mira a los ojos y habla de cosas cotidianas

El autor se refiere a la importancia que tienen las relaciones informales para las personas que viven en regímenes autoritarios. Tener vecinos que les sonríen, les dan la mano o los saludan, los hace sentir más seguros. Por el contrario, cuando los vecinos, colegas o conocidos esquivan la mirada o cambian de anden para evitar saludarlos, es cuando el miedo crece. Muchas de las personas que lograron sobrevivir las dictaduras, lo hicieron porque tuvieron una red de amigos que los ayudaron. Mirar a los ojos y hablar con la gente es una forma de actuar responsablemente en la sociedad. Es también una manera de ser más consciente del ambiente en que la persona se mueve. Es una herramienta para romper barreras sociales y ayuda a conocer en cuáles individuos se puede confiar y en cuáles no.

13. Práctica una política corporal

Esto significa que para triunfar en política hay que salir de la zona de confort que tiene el individuo y visitar nuevos espacios donde se encuentren otro tipo de personas. Al respecto Snyder nos comenta que "para que triunfe la resistencia, es preciso cruzar dos fronteras. En primer lugar, las ideas sobre el cambio tienen que motivar a personas de distintas procedencias, que no estén de acuerdo en todo. En segundo lugar, las personas deben encontrarse en lugares que no sean su casa, y entre personas que previamente no eran amigas suyas. Es posible organizar protestas a través de redes sociales, pero nada es real hasta que no acaba en la calle. Si los tiranos no sienten las consecuencias de sus actos en el mundo tridimensional, nada cambiará." (p.99).

El resto del capítulo habla de la resistencia del pueblo polaco frente al régimen comunista. Hasta el año 1980, los comunistas usaban a facciones de la sociedad para que enfrentaran a otras, este fue el caso en 1969 cuando los trabajadores ayudaron en la represión de las protestas estudiantiles. Pero la creación del Movimiento Solidaridad de Lech Wałęsa en 1980 se hizo posible porque muchos sectores, incluida la iglesia católica, los intelectuales, los trabajadores, etc. decidieron salir de su zona de comodidad y unirse. Para el año 1989 lograron elecciones libres, en las cuales derrotaron la dictadura comunista.

14. Consolida una vida privada

El libro nos recuerda como Hannah Arendt (una de las principales pensadoras políticas del siglo XX) observaba que un Estado totalitario no se distinguía tanto por ser absolutamente poderoso frente a la sociedad, sino por su capacidad de poder borrar la diferencia entre la vida privada y la vida pública de sus ciudadanos.

Para Snyder, el robo y la publicación de información privada es una violación a los derechos de los individuos, pues los coloca en un estado de vulnerabilidad. Las organizaciones dueñas de estos datos tiene la capacidad de coartar y castigar a quien ellos quieran. Por eso un elemento de lucha contra la tiranía es proteger los datos personales. El autor da ejemplos de cómo los ataques contra la privacidad han llegado incluso a afectar a campañas políticas tan importantes como la de Hillary Clinton en el 2016. Estas agresiones, en parte, tuvieron éxito gracias a la complicidad de algunos medios de prensa que publicaban frases de asesores de la candidata fuera de contexto.

15. Contribuye a las buenas causas

El autor invita a que las personas se unan a organizaciones políticas o no políticas que expresen sus puntos de vista. Su visión es que la libertad no se logra y no se mantiene en la confrontación del individuo solitario contra un estado poderoso, sino gracias a la unión de muchas personas en organizaciones que representan sus intereses. Además, unirse a favor de una causa ayuda a aprender a confiar en personas que están más allá de los círculos de familiares y amigos. Fuera de esto permite conocer personajes de los que se puede aprender muchas cosas.

Los gobiernos autoritarios siempre han sido enemigos de las organizaciones de ciudadanos, así estas sean no políticas, pues ellas generan espacios de libertad en la sociedad. Los regímenes comunistas buscan registrarlas y transformarlas en instituciones que ellos puedan controlar. Los fascistas tratan de aglutinarlas dentro de esquemas corporativistas, donde las organizaciones queden subordinadas al partido que domina el Estado. El autoritarismo es alérgico a la idea de que puedan haber libres asociaciones sin vínculos con el Estado. Según Vaclav Havel estas asociaciones no nacen del gobierno sino se generan en la sociedad en un proceso similar a la fermentación de la cerveza.

16. Aprende de tus conocidos de otros países

Snyder predica la importancia de tener una visión política que vaya más allá de los acontecimientos que pasan dentro de las fronteras del país. Él dice cómo mientras expertos en política norteamericana pensaban que Donald Trump, durante la campaña del 2016, iba a ser frenado en cualquier momento, periodistas de Europa del este, ya habían visto estos fenómenos populistas triunfar en sus países y sabían que era muy posible que esto sucediera en los Estados Unidos.

El conocimiento de experiencias internacionales les permitió a las fuerzas democráticas de Ucrania poder identificar, reaccionar y volver inefectiva la propaganda rusa contra sus candidatos. Por el contrario, el desconocimiento de esto en los Estados Unidos, los hizo vulnerables a la manipulación rusa. Allí, inclusive en ocasiones, la prensa ayudó a diseminar noticias falsas dirigidas contra la candidatura de Hillary Clinton, como fue el caso, cuando se hablaba de sus supuestos problemas de salud. Tener conocimiento de eventos políticos en otros países es una poderosa arma contra la propaganda autoritaria.

17. Presta atención a las palabras peligrosas

El texto ofrece una corta lista de palabras peligrosas, las cuales se tienen que analizar cuidadosamente para no caer en las trampas del discurso totalitario. Entre ellas se encuentran: "excepción", "terrorismo" y "extremismo". Por ejemplo, en su análisis, Snyder relaciona el concepto de "excepción" con el pensamiento del teórico alemán Carl Schmitt, quien al respecto dice: "El modo de destruir todas las normas, . . . es centrarse en la idea de excepción. Un líder nazi desarma a sus oponentes por el procedimiento de convencer a la gente de que el momento actual es excepcional, y después transformando el estado de excepción en una emergencia permanente. Entonces los ciudadanos sacrifican su libertad real en aras de una falsa seguridad." (p. 123) "

Para Snyder, la libertad y la seguridad no son términos contradictorios, el estado debe generar políticas públicas para garantizar ambos derechos en la sociedad. "Terrorismo" es un concepto negativo que se puede cambiar por el termino positivo "luchadores por la libertad" dependiendo de la visión como se vean a los actores políticos. "Extremismo" para los gobiernos autoritarios muchas veces es simplemente las personas que se oponen a ellos.

18. Mantén la calma cuando ocurra lo impensable

"La tiranía moderna es la gestión del terror. Cuando se produce un ataque terrorista, recuerda que los autoritarios se aprovechan de estos sucesos para consolidar su poder. El desastre repentino que exige poner fin a los frenos y contrapesos, la disolución de los partidos de oposición, la suspensión de la libertad de expresión, el derecho a un juicio justo, etcétera, es el truco más viejo del manual Hitleriano. No te dejes engañar." (p.127)

El autor presenta dos casos en que actos de terrorismo le han servido a gobiernos autoritarios para acrecentar el poder. El primero es el incendio del Reichstag (Parlamento Alemán) el 27 de febrero de 1933. Como resultado del siniestro, Hitler avanzó en una política de emergencia para limitar las libertades civiles, y logró una importante victoria parlamentaria el 5 de mayo, que le permitió legitimar aún más sus políticas represivas.

El segundo caso es el ascenso de Vladimir Putin el cual también coincide con una serie de actos terroristas reales y fabricados que le permitieron ganar popularidad entre el electorado al mismo tiempo que ejercer mayor control sobre la televisión privada y sobre las elecciones regionales de gobernadores. Snyder también muestra como la utilización de actos terroristas y las noticias falsas sobre estos, ha favorecido la agenda de Putin a nivel internacional. Esta es una técnica política denominada "manejo de terror", consiste en producir y/o manejar momentos de conmoción para legitimar la instalación de nuevas herramientas de sumisión, como generar leyes de censura a la prensa o crear nuevos cuerpos de policía con mayores poderes. El autor sostiene que para el ciudadano la lección frente a estos hechos de terror es que "nuestro miedo y nuestra aflicción, por comprensibles que sean, no deben posibilitar la destrucción de nuestras instituciones." (P. 134)

19. Sé patriota

Este capítulo empieza criticando la falta de patriotismo de Trump en actos como: burlarse de héroes de guerra, no pagar los impuestos que le corresponden, alabar a dictadores y a otros enemigos del país, contratar a asesores que también trabajan para los rusos, usar los aportes gubernamentales para su campaña en beneficio de sus empresas, etc. Para el autor, Trump es un nacionalista que "nos anima a ser la peor versión de nosotros mismos, y después nos dice que somos los mejores." (p. 138). Desde esta perspectiva, el origen del nacionalismo es el resentimiento que se siente por los demás. El patriotismo por el contrario "quiere que la nación esté a la altura de sus ideales, lo que implica pedirnos que seamos la mejor versión de nosotros mismos." Respecto a la posibilidad de caer en una tiranía, "el nacionalista dirá que eso no puede suceder aquí, lo que equivale al primer paso hacia el desastre. Un patriota dice que eso [sí] podría ocurrir aquí, pero que lo impediremos." (p. 139)

20. Sé todo lo valiente que puedas

Snyder argumenta que, si ningún ciudadano está preparado para morir por la libertad, entonces todos están condenados a morir en la tiranía. Esta frase se une al epílogo del libro donde se discute sobre el futuro de la libertad y los dos peligros que ella puede encontrar. El primero es que se piense que la democracia liberal es una tendencia histórica inevitable y que, debido a esto, las personas caigan en un coma intelectual y decidan desentenderse de la defensa de la democracia frente a las fuerzas totalitarias de derecha y de izquierda.

El segundo reto de las democracias es cuando sus opositores en sus discursos critican al presente siempre imperfecto y lo comparan con un pasado idealizado. Snyder llama este recurso la "política de la eternidad". Explica este concepto de forma figurativa diciendo que: "Los políticos de la eternidad nos presentan el pasado como un enorme patio brumoso, repleto de monumentos ilegibles a la condición de víctima de la nación, todos ellos igualmente distantes del presente, todos ellos igualmente susceptibles de manipulación." (p.146).

Conclusión:

El libro presenta 20 lecciones que la historia nos ofrece sobre cómo la democracia se debe defender de la tiranía. Cada capítulo va más allá de la mera descripción de contextos teóricos e históricos para dar recomendaciones prácticas de cómo los individuos al igual que los partidos políticos demócratas y realmente humanistas deben actuar para defender este sistema de gobierno. El libro es igualmente útil para cualquier consultor político que esté luchando contra un candidato oponente con posturas autoritarias. Si la lectura del libro es incómoda para algún lector es porque el texto no es ideológicamente neutro, no solo en lo que dice sino en lo que omite. El autor trata de colocarse a la defensa del "pluralismo democrático" y desde allí lanzar ataques tanto a las ideologías de derecha como de izquierda. La lección final posiblemente consiste en que para preservar la democracia no se puede ser indiferente a personas o grupos cuyo objetivo final es destruirla.

Conferencia de Timothy Snyder en la Liberia "Politics and Prose" de Washington D.C. (81 minutos)

Este artículo fue escrito por Mauricio Florez Morris, Ph.D. El autor ha sido profesor en las facultades de Ciencia Política y Sociología en University of Maryland, George Washington University, Georgetown University, y North Virginia Community College en los Estados Unidos. En la Universidad del Rosario y la Universidad Javeriana en Colombia, al igual que en la Universidad de Buenos Aires y la Universidad del Salvador en la Argentina.

Su actual interés académico se centra en temas relacionados con los estudios de opinión pública, campañas electorales, marketing, liderazgo y psicología política. Es miembro de la American Political Science Association (APSA) y la American Sociological Association (ASA), al igual que de la Asociación Colombiana de Consultores Políticos (ACOPOL) y de la Asociación Colombiana de Ciencia Política (ACCPOL). Ha trabajado en campañas electorales para organizaciones afiliadas al Partido Demócrata en los Estados Unidos.

Nota: Si aún no está inscrito y quiere recibir otros nuevos artículos como el que acaba de leer, puede ingresar su correo electrónico en la página: https://www.liderazgo-politico.com/ Su dirección solo se usará con este propósito y no será compartida con ningún tercero. Otra alternativa para mantenernos en contacto es por twitter, en la dirección: @florezmorris, desde esta plataforma envío notificaciones de nuevos artículos y de mi participación en actividades académicas.

#Democracia #Tiranía #totalitarismo

498 vistas0 comentarios

© 2020 Mauricio Florez Morris, Ph.D. Todos los derechos reservados.​

SÍGUENOS:

  • w-facebook
  • Twitter Clean